YOGA EN LA PLAYA, ¿SOBREVALORADO?

¡ALERTA! ¡ALERTA! ¡ALERTA DE POSTUREO!

Buenos días, vamos a ver… ahora que ya tenemos el verano aquí nuestras prácticas se trasladan a lugares más fresquitos y en el exterior, como por ejemplo, en la playa.

Hay mil artículos sobre realizar yoga en la playa, pero yo me pregunto, ¿y no hay contras?

Si visitáis mi instagram veréis que la mitad de las fotografías son en la playa, pero mi auto-práctica real es siempre en casa. ¿Por qué? Vamos a ver la mini investigación que he realizado…

PROS DE REALIZAR YOGA EN LA PLAYA:

1- Puedes poner tus pies descalzos en la suave y fresca arena, lo que resulta relajante, cómodo para realizar los ejercicios y un conducto directo a cargarte de buena energía. (fuente 1)

2- No tienes miedo. Practicar sobre la arena y no en un salón de yoga tiene sus beneficios, el primero es que perdemos el miedo a caernos, pues sabemos que no nos haremos daño. Al perder el miedo, te diviertes más y aumentas tu autoestima ¡Es perfecto! (fuente 1 y 3)

3- Te mejora la piel. Cuando estamos en la playa, con el sol y la brisa, estamos expuestos a recibir vitamina D, lo que nos ayuda a mejorar nuestra piel, metabolismo y huesos. (fuente 1 , 3 y 4)

4- Conéctate con el entorno. El propósito elevado de alcanzar un estado de unión con el universo resulta mucho más alcanzable en un entorno natural como la playa. Aprovecha para conectar con el rumor de las olas, con el sonido de las aves, con el latido del océano. Son sonidos primigenios, han estado ahí desde el principio de los tiempos.  Por eso, cuando los escuchamos, nuestras células recuerdan esos sonidos y se sincronizan con los ritmos del universo.  Y cuando nos sincronizamos con los ritmos del universo, nos sentimos llenos de vida y de energía. (fuente 2)

5- Visualizaciones reales. Si practicas yoga habitualmente, seguro que tu profesor o profesora te ha propuesto en alguna relajación que visualices un entorno natural como un bosque, una montaña, o el atardecer en una playa. Y ésta, sin duda, es la gran ventaja de practicar yoga en un entorno natural: no tienes que imaginar nada, simplemente tienes que agudizar los sentidos, sentir la brisa marina mientras haces el saludo al sol, percibir los olores del salitre y del yodo, y sumergirte en una relajación profunda e intensa sin necesidad de que nadie te guíe o te ofrezca visualizaciones, simplemente escucha las olas romper en la orilla. (fuente 2)

6-La arena es una superficie inestable e irregular, cuesta más practicar algunas posturas pero de esta manera trabajas más la parte muscular para encontrar la estabilidad y equilibrio.  (fuente 3)

7- Salir de lo cotidiano. Deja atrás las paredes de tu aula de yoga y la música que suelas escuchar durante tu práctica. Utiliza el sonido del mar y adopta su ritmo buscando crear una sintonía entre el cuerpo, la respiración y la naturaleza. Salir de lo cotidiano y conocido nos proporciona una enriquecedora y estimulante experiencia global. (fuente 4)

8- Puro placer. La realidad es que la sensación de estar frente al mar, escuchar las olas, sentir la brisa y posar tu vista en la arena es un regalo para tus sentidos. Practica el let it go (dejar ir) para ayudarte a practicar el desapego y poner tu atención en lo esencial. (fuente 4)

9- Respiración integral. En el yoga inspirar y expirar de la manera adecuada es esencial para maximizar la práctica y obtener sus beneficios. Junto al mar respirarás aire más limpio pues el cuerpo recibe mejor oxigeno y nitrógeno. El resultado es una oxigenación más completa de mente, cuerpo y órganos internos, lo que se traduce en una mayor tonificación y claridad mental. (fuente 4)

10- Según la fuente 5, las mejores posturas para practicar yoga en la playa son: Guerrero 1, el camello, el medio loto, la barca (con remos dicen, jeje), el árbol, guerrero 2, perro boca arriba, la rueda, inversiones en general, la plancha lateral, el bailarín, el ángulo lateral extendido y perro boca abajo o el delfín…

¿Cómo lo véis? ¿Genial para practicar no? Aquí os dejo mi postura perfecta, como dice la fuente 5, para practicar en la playa:

•🐬🌊 • 🇬🇧 Day 1️⃣3️⃣of #WheelOpenYourHeart is #dolphinpose or Ardha Pincha Mayurasana. Oh, how I used to hater this pose, and now I love its challenge.🔝 Chest in, flat back, relaxed neck between your arms, send the heels to the floor and the ischium to the sky.☁️✈️☁️🙏 @arigador_yoga shows the option w/ the #yogawheel ⭕ there are multiple options! • 🇪🇸 Día 1️⃣3️⃣ del #WheelOpenYourHeart es la postura del delfín, #ArdhaPinchaMayurasana. Vaya, solía odiar esta postura, ahora me gusta, es retante🔝 Entra el pecho, espalda recta, cuello relajado entre tots brazos, envia los talones al suelo y los isquiones al cielo. ☁️✈️☁️🙏 @arigador_yoga os enseña la versión con rueda ⭕, hay múltiples opciones! . 🙏Hosts: @ainania_yoga @arigador_yoga 🌟Sponsors: @dharmayogawheel @liforme @omstarsofficial @shambhalabarcelona 🌱Special guests: @martina__rando @martina_sergi . #beachlife #beach #beachyoga #beachyogagirl #nature

A post shared by AINÀNIA ⚓ wild sea lifestyle (@ainania_yoga) on

¿Sabéis cómo terminó? Con arena en la boca y en el pelo… jajajajaj así que aquí os dejo mi lista de contras, que parece que ninguna fuente habla de esto…

 

CONTRAS DE REALIZAR YOGA EN LA PLAYA:

1- ¡Bendita vitamina D! Es fantástico, vitamina D gratis de la Madre Tierra, pero por favor. Poneros crema solar! Cuando más a gusto estamos en la playa jugando, nos olvidamos de protegernos y nos podemos quedar. Ah, y luego, con todo el cuerpo protegido con la crema y sudando bajo el sol, practicas una pequeña secuencia e inventas una nueva postura: la postura del rebozado. ¿Porqué nadie habla de practicar yoga como si fueras una croqueta?

2- ¡La hora! Es muy importante escoger las horas, porque para una práctica cómoda, si es a más de 22ºC, vamos a pasar calor y a no estar cómodos, así que si queremos practicar en pleno verano deberemos levantarnos temprano a primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde… Lo cuál, para mi opinión es fantástico ya que aprovechas la ocasión y ves el amanecer o la puesta del sol, y te recargas de mejor energía!

 

3- ¿Sin toalla? Ya os digo que las fotos que subo sin toalla o sin esterilla son para buscar la foto perfecta y armónica. Sin toalla o esterilla no puedo practicar. Quedas lleno de arena, si subes a la vela o a otra invertida, los pies llenos de arena te tiran los granitos en la cara y acabas en arena desde el pelo hasta en la boca. Así que en mi opinión, hacer toda tu práctica sobre otra superfície es puro postureo.

4- Muchas veces cuando sentimos menos miedo también arriesgamos más y hay más probabilidades de lesionarnos. La única vez que me he lesionado ha sido jugando en la playa haciendo partner yoga. Sólo digo eso. He aprendido la lección. En el estudio soy más consciente de mis límites y las asanas las pruebo cuando mi cuerpo está realmente preparado. Con esto no digo que no debamos probar cosas nuevas, digo que hay que ser conscientes de nuestros límites y que la playa no nos da súper poderes. De hecho, en la playa es dónde más pruebo posturas de acroyoga con Sergi:

5-  O eres un crack en la abstracción de tus sentidos o difícilmente podrás dejar de escuchar los gritos de niños desaforados jugando a lanzar bolas de arena… Lo mejor es alejarse de playas transitadas y populares o la concentración va a ser difícil de alcanzar. Bueno… Puede que sea lo que necesitas para retar a tu mente…

LA REALIDAD, MIS CONSEJOS:

¡Me estoy riendo mucho escribiendo este post! Me encanta decir las verdades y es que en mi opinión hacer yoga en la playa está totalmente sobrevalorado… Este verano voy a trabajar en diferentes sitios en la playa y tengo clarísimo que:

  • Siempre serán clases mañaneras máximo terminar la clase a las 10h (y ya es tarde!) y atardeceres… Hacia las 20:30h…
  • Nunca sin toalla o esterilla. En la arena también hay piedras, ramitas, conchas… es mejor proteger la piel de posibles cortes. Además de estar cómodos y no parecer una croqueta o comernos arena.
  • Buscaré una zona lo más alejada posible del centro de la playa.
  • Si hay gente alrededor, las relajaciones serán mayoritariamente guiadas, para que no se distraigan con otros ruidos humanos.
  • Las posturas invertidas serán más como realizar un taller y no un flow, para poder limpiar la zona, dejar los pies libres de arena y sobretodo ser conscientes de nuestro cuerpo!
  • Voy a poner especial atención en cuidar nuestro cuerpo, hay menos miedo pero debemos conocer nuestros límites. Por estar en la playa no vamos a ser más flexibles.
  • Con lo que sí estoy muy de acuerdo es que la arena, con su superfície irregular, te ayuda a mejorar los movimientos propioceptores y puedes mejorar la estabilidad que cuando vuelves a tu esterilla en el estudio, encuentras “más fácil” encontrar el equilibrio.

 

¿Y vosotros? Comentadme si sois más de postureo o realmente podéis practicar sin que os importe ser un rebozado…

Espero que os haya gustado y divertido el post, yo os seguiré regalando fotos en la playa, porque me fascina el escenario, pero mi práctica real, como he dicho, está en casa o en el estudio de yoga.

Namasté!

AINÀNIA

1 thought on “YOGA EN LA PLAYA, ¿SOBREVALORADO?

  • Totalmente de acuerdo.
    He practicado alguna vez en la playa pero era a una hora muy tempranera, cuando no había apenas gente y sobre todo con una práctica de posturas de pie ( lo hacía en la orilla, sobre arena húmeda Y marea muy baja , en el norte tenemos suerte con esto). La sensación de conexión es maravillosa pero como dices, mi regular sobre la esterilla.
    Me he sentido muy identificada. 😂😂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *