Memorias de Islandia #6: Reykavik y el Blue Lagoon

Reykjavik

 

 

La última mañana la dedicamos a explorar la capital más al norte del planeta y más cara del mundo. Nuestro hotel estaba muy cerca de Lauvagur, la calle principal, así que caminamos por allí entre cafés y tiendas de souvenirs.

 

 

Visitamos la iglesia de Hallgrímur, la más famosa de la ciudad, inspirada en Svartifoss y con un mirador que ofrece vistas a toda la ciudad.

 

Muy cerca de allí se encuentra el famoso barco vikingo. Esta escultura se llama “Sólfar”, el viajero del sol, y representa la llegada de los colonos vikingos a Islandia. Es un lugar precioso, con vistas a las montañas nevadas de enfrente y al luminoso edificio de la ópera a la izquierda, un moderno edificio que es un orgullo para los islandeses.

Reykjavik es curioso, tiene cosas muy de pueblo y cosas de ciudad, acorde con su estatus de capital. Sin embargo, no hace falta dedicarle mucho tiempo, a nosotros nos pareció que con 3 o 4 horas era suficiente.

Blue Lagoon

Para acabar nuestro viaje fuimos a relajarnos al Blue Lagoon, los baños más famosos de Islandia. Es muy recomendable reservar la entrada con antelación ya que se suelen agotar. Nosotros la reservamos 3 días antes y casi todas las horas (menos la que a nosotros nos interesaba) estaban agotadas. También os recomiendo ir 15 minutos antes de la hora que habéis elegido (para evitar colas) y traer toalla de casa (si no queréis pagar unos 20 euros más, la entrada más básica ya vale unos 80).

 

 

Una vez entras en el edificio y recojes tu pulsera de entrada, el pasillo te lleva directamente al vestidor dónde puedes encontrar taquillas para dejar las cosas, duchas, y lo típico de un vestidor. El agua de la laguna reseca mucho el pelo así que allí encontraréis acondicionador y es mejor ponérselo antes de entrar y, de todas maneras, evitar meter la cabeza en el agua.

 

 

La laguna está bien para ir una vez, el color del agua y el entorno (en medio de un campo de lava) son inmejorables. Dentro de la laguna se puede coger una mascarilla de sílica y también se pueden comprar bebidas.

Nosotros la disfrutamos, estuvimos una hora allí relajándonos muy tranquilitos pero realmente es una pijada. Hay otras lagunas o hot springs más baratos e incluso gratis que seguro que están genial.

Aurora boreal

Ya en el avión, vimos la AURORA BOREAL!!!!!!! Increíble, fue la guinda del pastel. En la página http://en.vedur.is/weather/forecasts/aurora/ se puede ver la probabilidad y para los días que estábamos en Islandia era super baja (aunque es la época del año idónea) y justo para el día que nos íbamos era moderada-alta…. Nosotros pensábamos: qué pena, no las veremos, sólo por un día, qué mala suerte…. Y las vimos en el avión. La azafata lo anunció e incluso apagaron las luces para que lo pudiéramos ver. ¡Un lujo acabar el viaje así!

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *